Antonieta Mérida, hija dilecta del maestro Edilberto es el personaje que se amoldó y heredó el talento del padre, lo acompañó por todos los subrepticios del interior de su región, los desvelos, las amanecidas, la magia de ingresar las obras al horno y el momento final después del quemado para ver la obra concluida.